sábado, 2 de junio de 2012

El árbol de Araguaney


Con la hermosa frase La primavera de oro de los araguaneyes identificaba Rómulo Gallegos la llegada de la primavera en los llanos y sabanas de Venezuela. Y es que, «en el período de la floración todo el campo, todos los caminos toda la geografía patria parece rendir pleitesía a la belleza de este árbol que luce en el bosque, a lo largo de nuestros caminos, en el interior de nuestras viviendas, como una diadema de oro. Es que el araguaney se hizo emblema del pueblo venezolano». El 29 de mayo de 1948 se declara el araguaney Arbol Nacional. El araguaney es un árbol autóctono y su altura oscila entre 6 y 12 metros. Su tronco es recto, cilíndrico y de unos 60 centímetros de diámetro. La floración se presenta durante los meses de febrero a abril, cuando está totalmente desprovisto de hojas. Las semillas están maduras al comenzar las lluvias, lo que permite la germinación en un gran número de semillas.
El araguaney (Tabebuia chrysantha), también conocido con los nombres de guayacán, roble amarillo, cañahuate y tajibo en Colombia y Bolivia, es un árbol nativo de las selvas tropófilas de la zona intertropical americana. Es el árbol nacional de Venezuela. Sin embargo, el nombre de guayacán se aplica en Venezuela al Guaiacum officinale, árbol de las zigofiláceas (Zygophyllaceae). El araguaney crece en los bosques tropófilos de los llanos venezolanos, en áreas de clima Aw e incluso BS (intertropical semiárido) según la clasificación climática de Köppen, en las zonas semiáridas del norte de Venezuela, así como de otros países americanos. Su floración, que deja una alfombra de flores amarillas, así como su fructificación, se producen durante la época seca (de febrero a abril), de manera que las semillas de las legumbres puedan aprovechar las primeras lluvias, aunque en Ecuador el afloramiento se produce en invierno a comienzos de enero. Se distingue por una floración masiva, que se presenta fulgurante luego de botar sus hojas por la sequía.  La floración se presenta durante los meses de febrero a abril, cuando está totalmente desprovisto de hojas.  Todos los individuos del área florecen sincronizadamente, unos cuatro días después de una de las escasas lluvias que nos sorprenden en medio de la sequía.  La floración masiva es muy atractiva para las distintas abejas que las polinizan y para los tucusitos y otros pájaros que le roban el néctar. Las semillas están maduras al comenzar las lluvias, lo que permite la germinación en un gran número de semillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada